Tweet
¿#noerapenal? Historia, fúbtol y por qué somos como somos.

¿Por qué el mexicano es como es? ¿Qué procesos determinaron nuestra identidad nacional? ¿Está destinado nuestro país al progreso o al fracaso? ¿#noerapenal? Esto y más es lo que discuto en este video, inspirado en parte por una visita al museo de las intervenciones en Coyoacán. ¡Espero sus comentarios!

¡Jugar Nintendo sí vale la pena!

Shigeru Miyamoto probando que no hay que ser ñoño para jugar videojuegos. 

Todas las generaciones han criticado los juegos y los medios de esparcimiento de las nuevas generaciones. Si ustedes creían que jugar videojuegos arruina el cerebro y condena a la gente a un futuro poco promisorio y de desempleo permanente, los invito a pensarlo otra vez. ¿Llegaron a jugar algo que sus padres consideraban una pérdida de tiempo? En este video reflexiono un poco sobre los efectos de los videojuegos, y sobre esta crítica que ha persistido desde el siglo X1X, incluso mucho antes. Espero que les guste: 

Mis comentarios sobre “El Gran Hotel Budapest”

¡Ya retomé mi blog! Y esta vez decidí de hablar sobre una película que vi hace algunas semanas, esto precisamente me dio tiempo para pensar y reflexionar bastante alrededor de esta hoya de Wes Anderson. Les dejo mi reseña en el siguiente video:

Y si disfrutaron tanto esta cinta como yo, los invito a que vean estos pequeños videos sobre cómo se creó este mágico mundo que rodea al Gran Hotel Budapest. ¡Vale la pena!

Mi experiencia con el Anticristo de Lars Von Trier
image
Vaya tema del que estoy escribiendo! Creo que existen pocas películas tan controversiales como esta cinta que lanzó el director danés en 2009. El Anticristo es una de esas cosas que so tan gráficas y provocadoras que, a pesar de las múltiples advertencias que nos aconsejan no verla, hacen que uno sienta aún más curiosidad y acabe sumergido en esta historia terrorífica. Ojo, es una película verdaderamente fuerte y explícita, si de plano no pueden aguantar la curiosidad por verla les sugiero que lo hagan totalmente solos y así puedan sacar sus propias conclusiones porque esta película… sí está en otro nivel. 
Antes que nada valdría la pena hablar un poco acerca del trabajo de director, Von Trier es quizás tan polémico como sus mismas cintas. El director es comúnmente asociado con los fundadores del movimiento Dogma (en donde también resalta Thomas Vinterberg) que proponía grabar películas con los recursos más básicos posibles como cámara en mano, locaciones totalmente reales y registrar el sonido a través de las mismas cámaras y sin necesidad de efectos especiales o grandes presupuestos. Von Trier llama la atención por tener una fobia radical ante “prácticamente todo excepto a hacer películas”, según ha comentado, y a que el festival de Cannes lo ha tanto aplaudido por la osadía de sus cintas, como vetado del certamen por bromear diciendo que era un Nazi. Ahí lo tienen, me parece que Von Trier es una de esas personas que se colocan en la línea entre la genialidad y la locura total, y creo que sí demuestra sus habilidades artísticas en su obra, no obstante los temas que elige, su afición por lo gráfico y sus historias pueden ser cuestionables. 
Sobre el Anticristo
¿Qué me pareció? Sin duda puedo decir que no es mi película favorita, sin embargo el puro reparto que eligió Von Trier prueba que actores y cineastas reconocidos lo respetan lo suficiente como para trabajar con él y aventarse a hacer algo memorable, (aunque implique sacar a mucha gente de onda). Cabe recordar que con esta entrega Charlotte Gainsbourg ganó el premio a mejor actriz en el festival de Cannes en 2009 y le concedió al fotógrafo Anthony Dod Mantle varios premios por mejor cinematografía (fotografía pues) con esto. Después de todo Dod Mantle no es ningún novato, ha sido fotógrafo para películas como Rush (pasión y gloria), algunas de las mejores de Danny Boyle como Slumdog Millionaire y 127 horas, así como The Last King of Scotland, entre muchas otras. Y la verdad es que el trabajo de fotografía en Anticristo es simplemente increíble, muy poderoso y sumamente perturbador, así es que por ese lado, mis respetos. Por otra parte tal vez eso sea lo genial de la película, quizás Anticristo es una de las cintas que logre combinar un lado artístico con el terror absoluto, en la cinta se tratan temas como el erotismo, el enfrentarse a traumas existenciales y la locura total, ésto combinado con escenas que impresionan a nivel visual y que sin duda dejan al espectador reflexionando; la escena principal, en donde se ve como el hijo de una pareja cae hacia una inevitable muerte desde la ventana de un edificio mientras sus padres tienen un momento íntimo es muy impresionante y hace un contraste muy poderoso entre el cuidado de los hijos y la vida privada que merecen las parejas.
image
Siempre he dicho que todo el arte que sea capaz de hacer sentir o provocar reacciones profundas merece ser visto, y no sé si sea el caso de Anticristo porque vaya que logra inducir a la audiencia en un estado tenso y macabro. Sin embargo creo que la cinta sí tiene un par de escenas innecesariamente explícitas (pero seguiré pensando sobre eso, sigo sin saber si Von Trier exagera o si esas escenas son necesarias para lograr transmitir sentimientos tan poderosos, en fin…) que sacudirían a cualquier cinéfilo. 
image

image

image

En resumen
Si pueden tolerar verla bien podrían estar frente a una de las mejores películas de terror de la historia, no obstante no creo que el director estaría contento conmigo llamándola una “película de terror”. Quizás él quería experimentar con una cinta que fuera tan loca como las mismas emociones humanas y sus rincones más oscuros. La cinta tiene varios momentos sin ningún sentido pero creo que dentro de la trama son verosímiles. Esta película vale la pena para mí por el trabajo de fotografía, varias escenas serían dignas de enmarcarse o de fijar como fondo de pantalla, personalmente creo que es lo que más resalta de la cinta. ¿Volvería a verla? Tal vez, la verdad no me arrepiento de verla, se necesita creer verdaderamente en un proyecto para hacer lo que hizo Von Trier con Anticristo––aunque probablemente no me gustaría conocer ni entrevistar a este director––La fotografía repito, es bastante buena y creo que es lo que más resalta, por otra parte las actuaciones son simplemente excelentes ¡y vaya que Willem Dafoe y Charlotte Gainsbrough se quitaron la pena para actuar en esto! Creo que para concluir podríamos usar el viejo argumento de que el arte no es necesariamente agradable y que incluso puede tratarse de algo absolutamente espantoso… con tal de transmitir algo al espectador. Por otra parte tal vez Anticristo podría ser una obsesión de muy mal gusto y con algunos fanáticos de culto un tanto chiflados y perversos… aún no lo sé, creo que la historia da para un debate filosófico y psicológico bastante interesante pero eso ya será una opinión personal. Lo que sí les sugiero es que si es que tienen el valor de verla, háganlo solos porque sí está muy densa, se los aseguro. 

Sobre “Balada de un Hombre Común” (Inside Llewyn Davis)

Esta semana me apresuré a ver Balada de un hombre Común, la última película de los hermanos más originales del cine, Joel e Ethan Coen, quienes esta vez proponen la historia de un cantante de Folk que trata de  lograr una carrera musical en la época en la que grandes como Bob Dylan y Simon & Garfunkel estaban apenas saliendo a la luz. En esta película vemos como Llewyn, un cantautor frustrado y algo arrogante, trata de sobresalir en el mundo artístico Neoyorquino de los años sesenta después de un breve periodo de éxito que consiguió con su compañero, quien se suicidó arrojándose de un puente y dejando a Llewyn a su suerte. A lo largo de la trama vemos a Llewyn atravesar un sinfín de obstáculos que tratan de hundirlo más y más, principalmente la constante discriminación que sufre por ser un cantante de Folk de origen italiano. 

La película está llena de ese humor negro tan típico de los Coen, vemos personajes sumamente creíbles y muy interesantes. En general creo que vale la pena verla aunque les aseguro que no es la mejor película de los hermanos. Lo que sí es que tiene muy buenas cosas, me pareció que Justin Timberlake hace una actuación muy buena (aunque muy breve) como el fiel amigo de Llewyn, junto con su esposa Jean, a quien Llewyn embaraza accidentalmente para aunarlo a todos sus problemas como la falta de un hogar y dinero. Creo que el papel de Llewyn es bastante interesante, vemos a un hombre que está condenado al fracaso tanto por su suerte como por su soberbia, no obstante a través de varias situaciones el personaje va aprendiendo varias lecciones valiosas, así es que a mi juico éste es el personaje más completo y sólo por eso vale la pena; los Coen suelen hacer historias con papeles muy profundos y que comúnmente se ven confrontados por sus mismas emociones. La producción es simplemente genial, se ambientó a la perfección la Nueva York de los años sesenta, los autos y hasta los vagones de metro así como toda la vestimenta y la decoración del hogar. Visualmente es una película muy agradable, tiene un ligero toque azulado-verdoso que le da es toque “vintage” que le gusta a todos los hipsters, la verdad es que la fotografía es muy buena y si pudieran poner pausa en cualquier toma seguramente sacarían un Wallpaper increíble. Por su parte Carey Mulligan, quien interpreta a Jean en la película, hace un súper papel al increpar a Llewyn por haberla embarazado; y no podía faltar John Goodman por supuesto, uno de mis actores favoritos después de The Big Lebowsky y que interpreta a un músico de Jazz con un muy mal genio y que le hace un viaje en carretera a Llewyn imposible. ¡Ah y como olvidarlo! Por ahí al final van a ver a Bob Dylan tocando en un bar para músicos aficionados, ¡no se lo pierdan!

El veredicto

Como menciono anteriormente no esperan ver la mejor película por los Coen, está pasable y entretenida pero sin duda no es lo mejor que hemos visto por parte de los hermanos, como tampoco creo que merezca el Óscar a mejor fotografía (en ese sentido le voy mucho más a Gravity) pero sin duda merece la nominación. Lo que vale la pena aquí son los personajes, todos muy complejos, misteriosos y sumamente creíbles como los que siempre vemos en historias de los Coen como Fargo, The Big Lebowski y No Country For Old Men. Hay diálogos muy buenos y momentos muy ocurrentes en donde los personajes entran en conflicto. En general es una historia que trata de mucho y de nada a la vez porque no hay un desenlace claro ni un fin contundente a la película, aunque por otro lado disfruto mucho salir del cine pensando en qué habría pasado con uno u otro personaje. Aún así lo mejor de la cinta para muchos va a ser la música, si les gusta el Folk no dejen de verla porque tiene un sountrack que no se pueden perder, así es que ya saben… una película que cumple, bastante decente y con muchos detalles muy disfrutables, sobre todo para aquellos que desearían haber sido un baby boomer y haber vivido en la época de la guerra fría y Austin Powers. 

Frogstomp: Recordando al grunge adolescente

Este mes he estado escuchando y analizando detenidamente la discografía de una de las bandas a las que menos justicia se les ha hecho en los últimos años. Estos músicos eran simplemente excelentes y en verdad no sé como ni mis conocidos ni yo habíamos oído absolutamente nada de ellos antes. Se trata de Silverchair, un grupo que sin temor a equivocarme debió de haber estado en el salón de la fama del grunge y del rock noventero junto con Soundgarden, Pearl Jam, Nirvana Stone Temple Pilots, entre otros. Pero no se preocupen, aunque el mundo musical los haya guardado en el cajón del olvido aquí les daremos el lugar que se merecen. 

La calidad de su música es increíble, lograron 21 premios ARIA (algo así como los grammys australianos y 49 nominaciones), tienen 5 discos de estudio––cada uno radicalmente diferente partiendo desde el grunge rasposo hasta un rock casi progresivo y orquestal que explorarían años más tarde–– y sacaron su primer disco, Frogstomp, ¡cuando tenían apenas 15 años! Y vean nada más qué calidad de música, antes de seguir les sugiero que vean este video de la banda en vivo, creo que no hay nadie que haya tenido una banda de rock en algún punto de su adolescencia que no hubiera envidiado tocar de esa manera. ¡Y por favor no se pierdan los últimos cuarenta segundos!

Bien, pues si escucharon aquella versión de” “Faultine” en vivo se habrán dado cuenta que esta banda tenía todo para conquistar al mundo, sin embargo una combinación un tanto desafortunada evitaría que Silverchair tuviera la exposición que merecía en su momento. 

Orígenes

Silverchair se formó por Daniel Johns (Voz y guitarra), Ben Gillies (batería) y Chris Joannou (Bajo), los tres se habían conocido en la misma escuela y formaron su banda en 1992 en una pequeña ciudad de New South Wales, Australia. Para sus 15 años la banda ganó un concurso local que les consiguió la grabación de un demo y muy poco tiempo después fueron firmados por una disquera, para lo cual sus padres tuvieron que dar consentimiento y representación legal en el momento. La banda grabó su primer disco entonces, un álbum excelente de casi 45 minutos que suena a una combinación atrabancada de Nirvana, Soundgarden, Pearl Jam y hasta Smashing Punpkins que llevó por título “Frogstomp”. El álbum, aunque aún suena muy joven y crudo en comparación a sus grabaciones posteriores (su mejor punto quizás se escuche con “Diorama” del 2002) es una verdadera maravilla, si consideran que toda la banda no estaba en edad de conducir siquiera… muy impresionante. Pero no se dejen engañar, es un gran disco, si lo escuchan completo probablemente lo considerarán a la misma altura que algún disco cantado por Kurt Cobain, en general se siente poderoso, sólido y con distorsiones que hacen que cualquier apasionado del rock mueva la cabeza al ritmo de un headbanger. En el álbum hay muchas canciones con afinaciones graves, líneas de bajo con distorsión y una gran voz por parte de Johns que transmite muy bien todo el enojo adolescente que contiene este disco, las letras son algo simples pero aún así quedan muy bien con todas las canciones y va de acuerdo al contexto del momento, quizás todos habríamos escrito letras de odio, tensión y violencia durante los conflictos que conlleva la pubertad. En lo personal creo que Israel’s Son, el tema que abre el disco, es una de las más memorables del álbum, seguida por Tomorrow y Faultline con sus guitarrazos en Drop-D (una afinación que me encanta por darle a la sexta cuerda de la guitarra unos bajos con mucha galleta); por su parte Shade es la balada grunge que no podía faltar y que balancea al álbum junto con Leave me Out, también me encanta Madman por ser un tema instrumental y sonar un poco a Slayer, simplemente brutal.

Es una pena que Silverchair no haya podido llegar más lejos hasta el momento, la banda ha declarado pausas indefinidas en dos ocasiones debido en gran parte a una combinación de depresiones, anorexia nerviosa y artritis reactiva––Suena horrible ¿no creen?––que ha sufrido el vocalista Daniel Johns a lo largo de su carrera musical, aunado al presunto consumo de drogas y a que es vegano*. La banda declaró en 2011 que se separarían de forma indefinida pues siempre habían tenido la creencia que dejarían de tocar en el momento en que el grupo dejara de ser algo divertido. Así es que por ahora no sabemos si habrá más buena música por parte de los australianos, sabemos que Daniel Johns acaba de lanzar una canción en conjunto con el rapero australiano “360”, pero fuera de eso no se sabe si la banda tenga planes para seguir grabando. De cualquier forma los invito a que exploren los 5 álbumes de la discografía de Silverchair, y qué mejor lugar para empezar que aquí abajo con Frogstomp, una joya que no van a arrepentirse de haber agregado a la lista de escucha obligada, justamente ese disco de grunge que seguro muchos no conocían. ¡Hasta la próxima!

*La dieta vegana o veganismo consiste en no ingerir ningún producto de origen animal, ni siquiera huevo o lácteos debido a que se cree que explotar a los animales para proveer alimento es éticamente incorrecto. 

Sobre el Lobo de Wall Street

Guía culinaria con Ricardo Salas

“El placer de los banquetes debe medirse no por la abundancia de los manjares, sino por la reunión de los amigos y por su conversación.”

                                                                                Marco Tulio Cicerón

Mantequilla, pescado, mariscos, hierbas de olor, crema, queso, vino y más mantequilla. Seamos honestos, no a todos les gusta la cocina francesa por sus sabores fuertes e ingredientes que, de no haber sido engendradas por un verdadero gourmet, no podrían combinarse en lo absoluto. Aún así a su escritor le apasiona la comida, el vino y los buenos placeres de la vida que se van conociendo y aprendiendo poco a poco, y la verdad no fue hasta mi estancia en Lyon, la capital de la gastronomía francesa, que comencé a desarrollar mi apreciación por platos fuertes, el aroma de la comida y sobre todo por el vino; bueno… también por la cerveza pero ya hablaremos de la cerveza artesanal más tarde. Resulta ser que Lyon es famoso por sus bouchon o cocinas económicas que sirven platillos tradicionales por un módico precio, sobre todo para oficinistas, turistas o estudiantes que quieren probar los sabores locales sin pagar las cuentas de los restaurantes de la ‘haute cuisine’. De entre todos los platillos que disfruté hubo uno en particular que me llamó mucha la atención por su complejidad y al mismo tiempo por que sencillamente era una cosa alucinante, la Quenelle de Lucio en salsa Nantua. ¡¿Qué?! Seguro habrán pensado algo así, la verdad se trata de un platillo mucho más sencillo de lo que parece, pero que necesita buena práctica para hacerse; los franceses argumentan que el término “Quenelle” se refiere a cualquier pasta (algo así como un mousse) con una textura muy suave y a la cual se le da una forma ovalada con la ayuda de dos cucharas. Sin embargo en el sentido más preciso una Quenelle es un mousse/pasta de pescado, pollo o alguna otra carne blanca (hay incluso versiones vegetarianas) a la cual se le agrega crema, huevo y mantequilla para que agarre rigidez y forma y posteriormente se pueda hornear o hervir y servir con una salsa al gusto. En esta ocasión conseguí con singular devoción para hacer la Quenelle que más me gusta, la Quenelle de Lucio en salsa Nantua, lo cual no es más que una pequeña bola de pescado de agua dulce, el Lucio, bañado en una crema de langosta o langostino. ¡Ah! Y sí, si no les gustan los mariscos probablemente será mejor que dejen de leer aquí el texto porque a continuación vamos a irnos bien a detalle.

"Quenelle de brochet sauce Nantua"

Pues bien, esto que ven justo arriba es lo que quería lograr, por lo cual le pedí a mis buenos amigos que me echaran una mano y para ello organizamos una cena “gourmet”, en donde la verdad la pasamos bastante bien y el plato pasó a segundo plano después de unas buenas copas de vino. Pero sigamos con la Quenelle. Como pueden ver se trata de pescado y mariscos pero en una forma un tanto descomunal, lo importante es utilizar para esto un pescado de agua dulce porque éstos tienen un sabor mucho más suave que combinará perfectamente bien con la salsa de langostinos y con la crema sobre todo, en este caso se sugiere el pescado “Lucio” pero siéntanse libres de experimentar con distintos sabores. En general lo que se necesita es hacer sólo dos cosas, la Quenelle por una parte y una “bisque” (sopa de crema) de langostinos ligeramente más concentrada que si se tratara de una sopa. Y quén mejor para explicar el proceso que el chef Raymond Blanc, si quieren ver cómo él hace su propia receta les recomiendo ver el siguiente video:

En general lo que se utiliza para hacer la Quenelle es pescado, mantequilla, crema para batir, huevo, mantequilla, sal de mar y pimienta de cayena o paprika. Para hacer la salsa Nantua se requieren tomates enteros, puré de tomate, aceite de oliva, ajo, langostinos enteros (de los pequeños), aceite de cacahuate, cebolla, zanahoria, apio, vino blanco, cognac, agua, crema para batir, pimienta, y hierbas de olor como estragón, hinojo, romero, tomillo, laurel, perejil y por último arrurruz si pueden conseguirlo. ¿Suena complicado? No tanto, estoy seguro de que sólo es cuestión de práctica y de ir dando en el clavo con la receta, poco a poco tendrán un platillo que impresionará al primer bocado. Lo que sí es indispensable para la receta es tener platos para gratinar y un tamizador o colador plano para darle la textura necesaria a la Quenelle. Si quieren saber las proporciones y las instrucciones detalladas les dejo el link a la receta del mismo Raymond Blanc: 

https://www.yumpu.com/en/document/view/11854888/tvhf-quenelles-of-pikepdf-raymond-blanc

A continuación les iré contando qué pasó en nuestro primer intento de alta cocina. Por cierto, para nuestra cena conseguimos un vino tinto chileno que aparte de salir sorprendentemente barato combinó bastante bien con la comida y puso a tono a todos los cocineros, se llama Viña Maipo y es un Carmenere, también tienen una versión de reserva, lo recomiendo sobre todo por su relación calidad-precio.

Paso 1: Póngase a tono con unos bocadillos y algo de vino, una buena cena gourmet no puede prescindir del líquido rojo, sobre todo porque el vino resalta todos los sabores escondidos la comida, y sobre todo en el queso. Ahí vemos al buen Jorge supervisando la operación. 

Paso 2: Con un food processor se mezcla el pescado, la mantequilla, la crema y el huevo para hacer una pasta uniforme. 

Novatos aprendiendo el arte culinario

Paso 3: Se van pelando y limpiando los langostinos para hacer la salsa, al mismo tiempo se van cociendo los vegetales y las cáscaras, ésto le dará a la salsa el sabor que necesita. 

Paso 4: Se juntan los vegetales y las cáscaras para licuarlos posteriormente, por su parte la carne del langostino se coce brevemente y se une a la mezcla.  

Paso 5: La pasta de la Quenelle se debe pasar varias veces por el tamizador para limpiarla de impurezas y darle textura. Ahí abajo se ve a mi mascota esperando a que caiga algo, claramente no merecemos aún el distintivo H.

Paso 6: La crema de langosta se pone a hervir y se va concentrando para sólo sacar el sabor de la mezcla y posteriormente agregar más crema. Se busca obtener algo similar a una bisque pero ligeramente más concentrada. 

Paso 7: Hay que darle forma a la Quenelle… con unas cucharas. Ahí vemos a nuestra chef Jimena, a quien le agradezco que me haya enseñado la técnica porque tampoco está tan fácil.

Paso 8: Tengan a sus comensales entretenidos, como se trata de una receta que puede ser tardada, un poco de más vino es la mejor solución para incentivar la plática interesante. 

Ahí vemos a Marifer, Jimena, al buen Yorgos y a mi perro asegurando que se cumplieran las medidas de calidad en todo momento. 

Paso 9: Las Quenelles se ponen en los platos para gratinar y se bañan con la salsa Nantua, ahora ya están listas para hornear. 

Es indispensable poner queso suizo en trozos o en rebanadas para que gratinar el plato. 

Paso 10: ¡A comer! Pues ahí está, una vez horneado sólamente hay que verificar que la quenelle se haya cocido por dentro y que esté lista para servir. Se debe de ver una ligera capa de color oscuro sobre el queso. 

¿Funcionó el experimento? 

Si les soy honesto quizás no logramos exactamente el mismo platillo que probé en los bouchons Lyoneses, pero creo que obtuvimos un platillo bastante rico y muy cercano al original. Supongo que ahora sólo es cuestión de seguir intentado la receta y tratar de usar las proporciones correctas, de todas formas son muchísimos los ingredientes que se emplean en este platillo así es que hay que ser cuidadosos. Quizás nos faltó concentrar más la salsa y filtrar más veces para sacar sólo el sabor y nada más, quizás también nos faltó darle más sabor a la Quenelle con cebolla y ajo y aparte usar el pescado que sugiere la receta original, en este caso pude conseguir un pescado de agua dulce distinto, así es que eso también pudo haber influido en el resultado final. 

En conclusión, no se trata tanto de la receta sino del hecho de que la hicimos. Pasamos una noche muy divertida con buenos amigos y haciendo algo que proponía la cooperación de todos por lograr un objetivo en común, así es que… ¿a quién le importa si la receta quedó igual a la original? Eso vendrá con el tiempo y la práctica, por lo tanto le doy las gracias a todos los buenos amigos que me ayudaron y con los que la pasé tan bien durante nuestra cena gourmet. ¡Hasta la próxima!

Sobre “American Hustle”

Ayer por la noche fui al cine a ver la última película del director David O’Russell, quien a pesar de tener una lista relativamente corta de películas bajo su cargo destaca por títulos recientes como The Fighter (El Peleador, 2010) y Silver Lining’s Playbook (Juegos del destino, 2012). En esta ocasión O’Russell nos trae American Hustle (Escándalo americano), una historia sobre una pareja de estafadores (Bale y Adams) que es descubierta por el agente Richie diMaso del FBI (Bradley Cooper), quien promete dejarlos en libertad si la pareja coopera para atrapar a algunos de los criminales de cuello blanco más importantes de la ciudad utilizando su astucia y maestría para la estafa. Sin embargo poco a poco las cosas se van complicando tanto para los estafados como para los estafadores, al punto en el que no sabemos quién es quién en la trama. No es ninguna coincidencia que en la cinta veamos a actuando juntos a Cooper, Adams, Lawrence y a De Niro pues los cuatro ya habían colaborado anteriormente junto con O’Russell, sólo que esta vez el reparto se vuelve interesante con las actuaciones de Christian Bale, quien tuvo que subir de peso para aparentar una gran panza chelera y rasurarse la cabeza, y Jeremy Renner (The Hurtlocker y The Avengers) quien personifica a uno de los políticos más queridos de Nueva Jersey,todos vestidos a la usanza setentera y personificando a un equipo bastante peculiar en una película que ambienta casi a la perfección los últimos años de la década de la música disco. 

No obstante

En general me pareció una película agradable y ya, la producción es excelente pues todos los detalles están muy bien cuidados (excepto la panza de Christian Bale que en verdad parece de látex) para llevarnos a los años setenta por un par de horas, pero aún así no entiendo por qué tiene 10 nominaciones al Oscar incluyendo mejor director, mejor actor en rol principal, en rol secundario y mejor guión. Se me hizo simplemente buena pero… ¿en serio? La verdad es que Bale no me sorprendió mucho con su actuación esta vez, respeto que tome sus papeles tan en serio y que su dedicación al trabajo sea tal que constantemente se encuentra transformando su físico para dar una interpretación más creíble, aún así esta vez se me hizo que hace un papel un poco predecible y un tanto flojo (en cuanto a la credibilidad del personaje). Por su parte, Bradley Cooper interpreta a un agente con mucha iniciativa, pero demasiado ingenio en mi opinión como para liderar una operación tan costosa para el FBI. En lo personal creo que las mejores actuaciones de la película van por parte de las mujeres quienes además de aparecer impresionantemente guapas como siempre hacen papeles mucho más interesantes que los hombres; Jennifer Lawrence por ejemplo interpreta a la esposa de Bale, una mujer muy tonta pero con mucha iniciativa que constantemente amenaza con arruinar los planes de todos, y Amy Adams interpreta a la mancuerna estafadora de Bale, quien está dispuesta a hacer todo por escapar de una pobreza existencial que la ha perseguido por años y a luchar por la atención total de Irving (Bale). 

En conclusión

Como mencioné se me hizo una película que cumple con el estándar de  un superproducción, entretiene y nos muestra una historia interesante en unos setenta bastante bien ambientados, eso sí la panza de Bale y el pelo de Renner no son nada creíbles y por lo tanto descartaría el premio a mejor vestuario. Sin embargo (y esto lo dice Christian Bale en la cinta, el mundo no es blanco y negro sino impresionantemente gris, y así debería ser la crítica cinematográfica, no todo es pésimo ni sublime sino que debemos de poder aplaudir lo que está bien hecho en una película y criticar con argumentos aquello que no lo está, ¿para qué irse a extremos innecesariamente? No se me hizo que mereciera nominarse para mejor dirección, honestamente la de Gravity se me hace mucho más innovadora y trascendental, tampoco considero que sea la mejor película del año o que Bale merezca un Oscar por mejor actor, y me parece que ofrecerle el premio a Bradley Cooper por mejor actor de reparto aún es demasiado pronto. Para mí American Hustle cumple con ser una buena película comercial, bien hecha y entretenida, nada más. Pero vamos, si lo que quieren es ir a la sala a pasar un buen rato les garantizo que la van a disfrutar, al final es una buena película. Pero honestamente si la comparamos con las otras cintas que contienden para los premios de la academia este año creo que muy honestamente no está a la altura, creo que para eso Rush merecía estar en los nominados, y muy por encima de ésta. 

Por cierto: Si tienen curiosidad sobre cómo se hacen las nominaciones y votos para el Oscar les dejo este video en el que el fotógrafo Caleb Deschanel explica el proceso de selección para el premio máximo en Hollywood. ¡Hasta la próxima!

Cualquier duda o comentario es bien recibido en @segunricardo